martes, 17 de mayo de 2011

Erótica














Erótica


Cuanto tiempo se necesita para sentir
en el cuerpo el frío de la piedra
Cuanto tiempo pasó desde que tu dedo
rozo el tacto marmóreo de mi piel
Si hombre el amor se apaga y el dedo

El dedo apunta los silencios petrificados
y ese rayón de luna palpita más en mis manos
que la piel del hombre que amo-
Todo tranquilo en la noche, todo duerme
más mi corazón late y busca tu cuerpo.

Nadie puede juzgarme por erótica
por desear un beso furtivo una gota.
Una gota de semen en los dedos
y la noche se alarga en suspiros
el duerme y no sabe que un dedo…

Un dedo titubea entre su piel y la mía
un trocito de tiempo entre las sábanas
aquí me quedo acurrucada esperando
la madrugada y los ojos mirando
el ultimo brillo de la luna.


Nora Noemí Zeliz Pirillo

©Noemí_Alas


Código: 1105169228544

1 comentario:

Ranita Azul dijo...

...Un dedo...
Será otro...como una falange que señala, vestigio depositado en el silencio del que todo lo sabe y encima Él también nos señala avergonzado por no saber corresponder a la naturaleza del Amor, a la entrega, al placer de ser hijos de su creación.
Un dedo encarnado o lo contrario, pero sensible al tacto, a la caricia al deseo junto a los otros... Un dedo que florece mayos de primavera entre las manos y se marchita asido al bastón en cualquier momento, olvidando que fue ávido para buscar en otros, un lazo y sostén; pero prefiere en cualquier momento asirse a su 'garrota'...

¡Vaya dedos egoístas cuando la vida bulle en el panal del alma!

Besos de Ranita.